Skip to content

Trichomonas vaginalis (Artículo)

junio 21, 2013

Trichomonas vaginalis: PARASITO NUMERO UNO DE TRANSMISIÓN SEXUAL

INTRODUCCIÓN

Las enfermedades de transmisión sexual a lo largo de la historia han tenido impactos importantes sobre la población mundial; por lo que se han realizado diversos estudios para comparar los efectos que estas tienen. Dichos efectos son modificaciones en los hábitos y vivencias experimentadas por una población, así como la introducción de nuevas tecnología y el uso de fármacos. Por tal motivo una revisión de los resultados arrojados por diversas investigaciones sobre una de las infecciones más comunes, este caso Trichomonas vaginalis, es de suma importancia. Trichomonas vaginalis (TV) es un parásito protista del tracto urogenital de los humanos número uno de transmisión sexual no viral en el mundo. Coloniza el epitelio vaginal de mujeres, causándoles vaginitis por lo que es considerada una enfermedad venérea clásica. Donde el epitelio vaginal aparece con edemas, hemorragia pequeña y ulceraciones; y en hombres provoca uretritis, epididimitis y prostatitis.

 PATOGENOSIDAD

Sus mecanismos celulares patogénicos no están bien definidos; por lo que un estudio del cultivo puro in vitro de las células hVECs, proporciona un sistema para estudiar la patogenosidad de los T vaginalis, los mecanismos citopatogenéticos del anfitrión y la pato bioquímica de la triconomiasis.

Los daños a las células epiteliales inician con la formación microcanales superficiales, después, induce cambios en la membrana plasmática, seguida por la muerte de la célula y la separación de las células lysed MDCK, lo que manifiesta un proceso de adherencia más que una fagocitosis verdadera.

La formación de pseudocystos y la capacidad de estos para adherirse a la célula huésped, sugieren que no son formas degenerativas, sino que, existe la posibilidad de la existencia de dos formas de tricomonas: los tropozoitos, caracterizados por células móviles que presentan estructura esquelética axial, y los pseudocystos, células redondeadas e inmóviles, con un diverso modo de mitosis, y una participación activa en la adherencia.

Por lo otro lado, se encontró que para sobrevivir adquiere alimentos, elimina el ambiente celular hostil en la cavidad vaginal, y ejerce sus mecanismos patógenos con un proceso fagocitario eficiente.

EPIDEMIOLOGIA

La epidemiología de la enfermedad es mal atendida, por lo que repasamos la dinámica de la transmisión con un modelo matemático de la infección, que tiene implicaciones para el diseño de un programa de salud pública para el control de ETS. La técnica polimórfica amplificada al azar del DNA (RAPD) representa una herramienta eficiente que será utilizada en estudios moleculares de la epidemiología de aislantes de T vaginalis, por su alta capacidad y su bajo costo.

ESTUDIOS CELULARES Y GENETICOS

Al caracterizarse la ultraestructura del complejo de Golgi, se obtiene que sigan la división citoesquelética durante fase de la síntesis y durante la migración, el alargamiento y la separación de las células hijas durante mitosis.

Se codifico el primer gen de proteína G en T vaginalis y de su producto el TvGa 402, con  lo que se presume que TvGa 402 es un componente del heterotrimero de G proteína.

El montaje del racimo de FeS puede funcionar en amitocondrias y en mitocondria  ancestrales, por lo que se identifico y codifico el gen tipo IscS en Trichomonas vaginalis y  el organismo tipo I de Giardia intestinalis.

RELACION DE T vaginalis CON OTRO MICROORGANISMOS.

INFECCIÓN POR VIRUS

T vaginalis abriga diversos virus, que pueden ser detectados por hibridación de su dsRNAs. Se evaluó el predominio de tricomonas tipo II (virus-positivos) y los factores  clínicos y demográficos asociados a la infección viral del dsRNA de la TV, pero son necesarias más investigaciones con la adición de anti hongos potentes, y concentrarse en la edad de los aislantes que abrigan virus.

Muchos aíslenles de T vaginalis son infectados por el virus designado T vaginalis virus (TVV), el móvil de este virus podría ser una razón de la alta incidencia de las infecciones de los T vaginalis, sin embargo son necesarios mas estudios para determinar la patogenia y virulencia de los T vaginalis. Además, la comparación entre aislantes con diversos grados de virulencia proporciona información sobre factores que determinan su grado de citopatogenia, datos que sugieren que las diferencias de virulencia del parásito dependen de tipo y/o cantidad de carbohidratos en la capa superior de la célula hospedador. Sin embargo deben hacerse estudios adicionales sobre la taxonomía de los virus así como de la  correlación parásito-hospedador.

SIMBIOSIS CON BACTERIAS

Existe una gran diversidad de especies en la flora bacteriana genital femenina y su equilibrio es perturbado por variabilidad fisiología o presencia de microorganismos patógenos. Los agentes patógenos y/o marcadores de una flora microbiana de individuos sanos comparados con las especies presentes pacientes en muestras pre y post tratamiento antibiótico, demuestran que el tratamiento antibiótico tiene poco efecto en la variabilidad, complejidad y dinámica de la flora residente, y que la detección de las especies que desaparecen en el desarrollo de la enfermedad puede tener implicaciones en la  terapia.

La presencia de Mycoplasma hominis está correlacionada con la presencia de T vaginalis. Su simbiosis tiene implicaciones clínicas y debe ser considerada por los médicos, por lo que al diagnosticar una infección con tricomonas, debe realizarse adicionalmente una prueba de detección para M hominis. Sin embargo un cultivo epidemiológico molecular demostró que en pacientes promiscuos el predominio de M hominis es más elevado que los infectados con T vaginalis, descartando la idea de la correlación obligatoria entre ambos organismos. Sin embargo otros estudios deben encontrar la localización de las bacterias dentro de la célula trichomonal, y la influencia de esta asociación biológica en la patogenosidad de ambos simbiontes.

PREVENCIÓN

No se han publicado estudios sobre los predictores de esta infección entre mujeres adolescentes, ya que en adultos pueden ser diferentes, reflejando la necesidad de diseñar sesiones de educación individual y grupal que promuevan evitar el uso de la mariguana, sexo con parejas mayores y no constantes (sin protección) y la delincuencia para reducir la incidencia de T vaginalis.

Ya que la infección con T vaginalis y los tratamientos existentes aumenta resultados adversos durante el embarazo, los tratamientos no deben ser recomendados. Por lo que la prueba de la susceptibilidad de T vaginalis al metronidazol, bajo concentraciones de oxigeno in vitro, se debe realizar más a menudo, sin embargo este análisis solo es sugerido para laboratorios clínicos avanzados de microbiología, lo que refleja una urgente necesidad de un nuevo método para determinar esta susceptibilidad.

DIAGNOSTICO

La incidencia de T vaginalis es de 180 millones de casos anuales a nivel mundial, por lo que su diagnóstico es de importancia ya que está presente en pacientes asintomáticos y es de fácil transmisión. Se ha diagnosticado infección por T vaginalis usando examinación directa del material vaginal, lo que requiere de mucho tiempo. La transferencia de muestra de Papanicolaou en base-liquido es mejor diagnóstico, ya que autoriza su tratamiento sin prueba adicional. Además los análisis de amplificación de ácidos nucleicos son alternativas para detectar el DNA de T vaginalis; por lo que se desarrolló un análisis cuantitativo basado en ABI 7700 , como indicador pronostico en mujeres con riesgo de adquirir otras ETS(27). Adicionalmente existe un método de diagnosis con base a la reacción de cadena polimerasa para T vaginalis (RCP TV), sin embargo aún es necesario determinar si facilitara su tratamiento y disminuirá su morbosidad asociada. Por ello se desarrolló una técnica de PCR que usa la cartilla del gen rRNA 18s de los T vaginalis, este análisis es fácil de realizar y tiene una alta sensibilidad y especificidad. Esta técnica también demostró ser sensible para detectar los T vaginalis en hombres. Resultando ser útil para la diagnosis rutinaria de la infección con T vaginalis.

TRATAMIENTO

El metronidazol es el agente antimicrobiano más usado para el tratamiento contra la triconomiasis. Pero como, los Centros para el Control y la Prevención de ETS recomiendan terapia con metronidazol para los pacientes con infección de la TV diagnosticada con la preparación mojada y para los pacientes con exposición a una pareja TV-INFECTADA; sigue siendo el tratamiento de opción para los pacientes, por lo que son necesarios más estudios en pacientes con síntomas de la vulvo-vaginitis para saber el verdadero predominio de la resistencia. Por esto, hubo una necesidad de desarrollar nuevos medicamentos antitriconomiasis, en este contexto el medicamento quinolinium bisquaternary (MQB) es casi tan efectivo como el metronidazol y tiene baja toxicidad con las células humanas, pero son necesarios más estudios para aprobar su uso en quimioterapia contra T vaginalis. La producción de spermine en el ciclo de vida de T vaginalis es inhibido por la acción del DENSpm, lo que proporciona el potencial de esta vía como blanco para el diseño de agentes antitricomonas. Sin embargo, las recomendaciones de terapia con metronidazol para mujeres se pueden instituir en instalaciones para el cuidado médico, ya que este antibiótico es barato, seguro y bien tolerado y no debe ser ignorado.

About these ads

From → Diapositivas

Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: